Blog

FATIGA CRÓNICA: NUEVAS INCAPACIDADES RECONOCIDAS JUDICIALMENTE EN 2017

Fatiga Crónica: nuevas sentencias que reconocen la prestación de incapacidad permanente absoluta

Los trabajadores afectados de fatiga crónica y fibromialgia en grado III están limitados para realizar cualquier tipo de tarea laboral dada la doble sintomatología que refieren: deterioro neurocognitivo y cansancio físico crónico. A pesar de tener informes médicos de especialistas en fibromialgia y fatiga crónica, el INSS no suele reconocer en la vía administrativa las prestaciones de incapacidad permanente a las que tienen derecho. Es por ello que se debe acudir al juzgado para que sean los tribunales quienes reconozcan la incapacidad permanente absoluta. La pericia del abogado y del perito médico que actúan ante el juzgado es muy importante para obtener una sentencia que reconozca la pensión al enfermo que acredita reducciones funcionales graves y de determinación objetiva. En los primeros meses de 2017 se siguen obteniendo sentencias que reconocen la incapacidad permanente absoluta y a continuación hacemos referencias a las mismas:

La sentencia dictada por el Juzgado Social 27 de Barcelona en fecha 25 de enero de 2017 refiere que “(…) las dolencias que padece la parte actora determinadas en el hecho probado 7º de esta resolución, en particular la de síndrome de fatiga crónica en grado III-IV, con afectación intensa o severa, asociado a síndrome disfunción vegetativa severo, (…) la inhabilitan por completo para el ejercicio de todo tipo de profesión u oficio, aún aquéllos de naturaleza puramente liviana o sedentaria, porque le impiden desarrollar cualquier actividad laboral, y no solo su profesión habitual de enfermera (…) siendo nula en la actualidad su capacidad laboral, procediendo por ello, declararla en situación de invalidez permanente en grado de absoluta para todo tipo de trabajo.”

En la misma línea que la anterior se pronuncia la sentencia dictada por el Juzgado Social 25 de Barcelona en fecha 20 de febrero de 2017. Es el un caso de una enferma con fatiga crónica grado III-IV y fibromialgia de severa intensidad (II-III) reconoció la incapacidad permanente en grado de absoluta argumentando que: “(…) las dolencias que se han descrito en el correspondiente apartado de esta resolución valoradas en conjunto, suponen una amplia minusvalía incompatible con la realización de cualquier tipo de actividad laboral por más ligera y sedentaria que sea, ya que así se desprende de las dolencias crónicas, que no tienen curación e interfieren de forma severa en la funcionalidad de la demandante, tal como consta en los abundantes informes médicos aportados, teniendo que concluir que las dolencias y limitaciones funcionales están instauradas con carácter permanente (…)”.

Y finalmente cabe referirse a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de fecha 17 de febrero de 2017. Fue dictada por el recurso interpuesto por el INSS ante la sentencia que reconoció la absoluta a una enferma de fatiga crónica en grado III y fibromialgia III. Esta sentencia ratificó la incapacidad reconocida porque: “(…) tanto la fibromialgia, como el síndrome de fatiga crónica aparecen con una intensidad grave y severa, por lo que, teniendo en cuenta dicho cuadro patológico, ha de concluirse en los mismos términos que la sentencia de instancia, en la medida en que no es posible deducir la existencia de una capacidad laboral residual compatible con dichas limitaciones funcionales, procediendo, en consecuencia, la desestimación del recurso (del INSS) y la confirmación de la sentencia de instancia“.

 

He leído y acepto la Política de Privacidad*

*Los campos con asterisco son obligatorios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies